8 claves para mejorar la comunicación

Existen muchas estrategias para mejorar tus habilidades interpersonales, pero hoy, comparto éstas 8 claves para mejorar tu comunicación y que precisamente tratan de romper el círculo que se crea en la fotografía que inspira esta entrada. Aquí van...


_
1º) Mantén el contacto visual con quien hablas
Ya puedes jurar y perjurar que estás escuchando a alguien que si no lo estás mirando, la persona no se va a sentir escuchada (y en definitiva, ésto es lo que importa)... y no nos engañemos, nuestro potencial es ilimitado pero los recursos de tu cerebro no, y tu capacidad de atención tiene un tope (por ejemplo, no me creo que puedas estar al mismo nivel, en un mismo momento, con tu móvil y con tu interlocutor). Mirar a la otra persona genera conexión, tu interlocutor/a se va a sentir escuchado y eso facilitará la fluidez del mensaje. No mantener el contacto visual con quien hablas saca a la otra persona de la conversación, la hace sentirse en un segundo plano y cierra puertas.
_
2º) Muestra con tus gestos que estás escuchando
Tiene que ver con lo anterior, y con asentir con la cabeza, mostrar una postura abierta hacia la otra persona, y expresarle gestualmente que "aquí y ahora" estás presente (...sin exagerar, ni esto no es natural, la otra persona pensarás que estás chiflado/a y se largará corriendo).
_
3º) No expreses "acuerdo" o "desacuerdo" precipitadamente.
O dicho con otras palabras, simplemente "escucha e indica que estás escuchando", un error comunicativo muy frecuente consiste en mostrar el acuerdo o el desacuerdo con tus gestos antes de que la otra persona haya terminado de decir lo que esté diciendo. El efecto de esta acción es demoledora, por un lado el mensaje que te está llegando decae, y el contexto emocional de la conversación se enturbia, y por otro lado, es muy difícil que nos llegue el 100% del mensaje en éstas condiciones.
_
4º) Deja pausas
A ver, la comunicacion no es una competición, deja breves pausas entre mensaje y mensaje en una conversación. Responder precipitadamente hace que los mensajes se solapen, no hay efectividad, y genera mucha ansiedad en quien habla y quien tiene su respuesta ya preparada en la punta de la lengua. Los silencios son una delicia en el proceso comunicativo, y le dan sentido a la relación.
_
5º) No desplaces el centro de atención hacia ti mismo
Personalmente me parece de lo más terrible. Imagina que estás contando algo personal, y quien te escucha, justo cuando acabas, te pone un ejemplo basado en su vida, viencias y peripecias, algo del tipo "pues a mi..", "pues yo una vez...", "yo pienso que..", etc. ¿Cómo te sientes?..., todos caemos en esto alguna vez. Cuando recurrimos a nosotros mismos, basando nuestras respuestas en cómo nos sentimos, cómo estamos, o en que "yo eso ya lo he vivido", estamos descapitalizando a nuestro interlocutor/a... estamos menospreciando su papel en el proceso comunicativo... y no nos engañemos, estamos dejando rienda suelta a nuestro ego (sí, ese que aprovecha cualquier escenario para marcarse un zapateado, sea el escenario que sea).
_
6º) Formula preguntas abiertas
Esto te permitirá conectar con quien te estés comunicando, te posibilitará cerciorarte de qué es lo que la otra persona trata de decirte, y te asegurarás de cuál es el mensaje que te lanzas, así, tu capacidad de respuesta siempre tendrá un sentido en el contexto en el que te encuentres. Por cierto, ojo con el tono de voz cuando formules las preguntas, si no es el adecuado se podría interpretar como ironía o sarcasmo... y si esto se produce, mejor aplaza la conversación para otro día.
_
7º) Resume lo que te cuenta la otra persona
El efecto es genial. Imagínate que haces, con una frase, un resumen de lo que te acaban de decir, ésto, lejos de ser redundante, clarifica mucho el objeto de la conversación, y te permite acomodar tu respuesta a la realidad del mensaje. La otra persona se sentirá escuchada y al mismo tiempo incrementará su atención a tu atención.
_
8º) Mantén una coherencia entre tu lenguaje verbal y no verbal
Además de una muestra de respeto hacia la otra persona, responder a los sentimientos del que nos está hablando es un ejercicio de inteligencia emocional, que nos hace estar en una necesaria misma sintonía. Imagínate que tienes un ecualizador emocional, averigua en qué clave emocional te están hablando y ajústala. No se trata de dejarte contagiar por el otro de sus sentimientos, es solo tener en consideración el verdadero sentido del mensaje.

...y sí, es posible que te hayas dado cuenta, éstas 8 claves que mejoran tu comunicación tienen mucho que ver con nuestra capacidad de ESCUCHA ACTIVA...


Artículo inspirado en la Dinámica "escucha activa" de Manuel Pallarés.

www.procesosyaprendizajes.es